Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

miércoles, 15 de abril de 2015

Gema Fernández, antigua alumna, premio de poesía en el IES Cervantes



La jovencísima Gema Fernández Rodríguez, antigua alumna, se ha alzado con el primer puesto en los Premios Literarios “Cervantes” 2015, en su instituto, el IES Cervantes de Madrid, en el apartado de poesía, con un poema titulado "Carta sobre el mar". Y ha tenido a bien hacerme partícipe de su alegría. Todo un detalle. Y una emoción. Y un orgullo.


CARTA SOBRE EL MAR

Ya no sé cuántos versos inspirados por ti,
Han acabado en la papelera de mi cuarto.
No sé, tampoco, cuándo comencé a comprender
Los versos rotos de Benedetti,
Ni cuándo pasé a sentir en mi corazón las rimas de Neruda,
Y las ansias de libertad de Lorca,
Pero para eso están los poetas,
Almas ilustres que inventaron la manera de ahogar sentimientos,
De asfixiar palabras que nunca se atrevieron a decir,
Logrando que sus versos lloraran tinta porque tú no los leías.
Y ahora, mírame a mí
Que hace un tiempo escribía por tu sonrisa,
Y ahora escribo esta carta sobre el mar.
Que creía en ti y en tus sonrisas de los lunes,
Y la forma que tenías de hacer que la monotonía huyera lejos de mi vida.
Y esta carta es para decirte
Que todos los días me ponía mi mejor salvavidas,
Y mi mejor sonrisa, para atreverme a ir hacia ti.
Y es que se dice que a la tercera va la vencida,
Pero nosotros acabamos vencidos.
Y yo descubrí la cara B de aquella frase:
“Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”,
Al saber lo especial que eras cuando ni siquiera te tuve.
Porque tú fuiste un sentimiento que se asemejó a la magia que invadió a Sawa
Cuando vio a su amigo lanzando monedas al agua;
Porque tú fuiste un símil del sonido de éstas cayendo;
Pero un oxímoron nos impidió alcanzarnos.
Y es que el amor es ese tren que va tan rápido que atropella,
Y siento como si mi corazón me dijera:
“Escucha, me rindo, a mí no me jodes más.”
En cambio, tú me hiciste creer que los imposibles no existen.
Y por eso, el fin de esta carta,
Es agradecerte todo lo que hiciste por mí incluso sin estar haciendo nada.
Pero se dio el caso de que aquella musa que quería ser poeta,
Era más de verso, y tú, tú eras de prosa.


Gema Fernández Rodríguez

miércoles, 11 de marzo de 2015

Yosotros en La Sombra del Ciprés, suplemento cultural de El Norte de Castilla




Otras voces

Alfredo Rodríguez, con ‘Alquimia ha de ser’, y Julio Castelló, con ‘Yosotros’, muestran la amplitud y variedad de registros del panorama poético actual.


           Múltiple, heterogéneo, original. El panorama de la poesía española contemporánea es tan rico y tan diverso que ni las antologías ni las editoriales ni los suplementos culturales ni, por supuesto, las páginas de Internet, son capaces de ofrecerle al lector un mínimo reflejo fidedigno de lo que está sucediendo en este género, más dirigido a la «inmensa minoría» que nunca.
          Hoy, por ejemplo, podemos detener la mirada en dos autores que no se encuentran fácilmente en las nóminas de nuestra poesía última, y que sin embargo por su trayectoria, pero sobre todo por su calidad, merecen la atención de un público cada vez más fraccionado y peor orientado frente al mundo editorial.
          ‘Alquimia ha de ser’, del navarro Alfredo Rodríguez (Pamplona, 1969), es la última apuesta de Renacimiento, un clásico de la edición poética que incluye por primera vez en su catálogo a este autor. Un autor que comenzó su carrera fascinado por la poesía novísima de José María Álvarez –con títulos como ‘Salvar la vida con Álvarez (2006) y ‘La vida equivocada’ (2008)–, que se pasó después a un modelo propio «de combate», con la trilogía formada por ‘Regreso a Alba Longa’ (2008), ‘Ritual de combatir desnudo’ (2010) y ‘De oro y de fuego’ (2012), y que ahora alcanza, quizás, su acento más personal con ‘Alquimia ha de ser’, un libro con el que trata de construir, en palabras del prologuista, Luis Miguel Alonso Nájera, su propio ‘Walhalla’: el mítico salón nórdico de los elegidos por Odín.
          La «pasión de los antiguos», en el verso de Colinas, o «la sabiduría de los misterios antiguos», en palabras del propio Rodríguez, inspiran este pequeño manual del «arte de la vida», donde el poeta busca el gozo de los sentidos y el arrobamiento de la belleza en un existir cotidiano al que es capaz de convocar, contra todo pronóstico, a la rueda del tiempo, a los siete chakras, a las fuerzas de la Luna y al ojo de Shiva, pero también «al ala de un ángel bello como la túnica de un dios». La reivindicación, en clave poética, del beneficio de una vida hermosa, donde sea posible captar, si lo sabemos percibir, extraordinarias ondas de luz que nos redimen de la cárcel del cuerpo, que nos llevan hacia «la sal espiritual de la verdad», que se manifiestan en la vibración pura del alma. Una alquimia verdadera, traída al siglo XXI desde los arcanos de la vieja sabiduría, que consigue elevarnos sobre la grisura de los días comunes. O, con las palabras de Alfredo Rodríguez: «Heme aquí, puro, sin tacha de amor / al despuntar el día, / como quien lava suelos con el agua de rosas. / Tengo el poema omega, / alquimia ha de ser».
 
Visión caótica
          Casi en el sentido contrario está escrito ‘Yosotros’ (colección Intravagantes, de ediciones Evohé), el último libro del poeta, fotógrafo y profesor Julio Castelló (Madrid, 1963). En su última entrega, el autor de ‘Qherido animal’ (1998) y ‘Sunu Gaal’ (2006) reúne en realidad dos libros –’Recto’ y ‘Verso’–, unidos por una misma visión fragmentaria y caótica de la realidad, y por una misma reflexión sobre el sentido último de la palabra; de hecho, «hablo por hablar» y «escribo por escribir» son palabras que se repiten de manera casi obsesiva, como un mantra, a lo largo de toda esta obra fulgurante en la que el poeta trata una y otra vez, infructuosamente, de colocar su alma a salvo de la intemperie.
          «Vivir no es más que abrazar el caos / sus infinitas leyes », escribe Julio Castelló en este libro, donde se pone en evidencia la incapacidad del hombre para controlar su propio devenir vital, y donde antes que la lírica, que la versificación o que la construcción poética se deja discurrir en libertad ese «pensamiento automático» que definió una buena parte de la literatura de la primera mitad del siglo XX; «un protocolo –dice el poeta– que el cuerpo ha heredado y conoce y crece al margen» de la propia realidad. Una puerta abierta al pensamiento oscuro, en todas sus percepciones e intuiciones. Un pensamiento que surge de la cabeza del poeta y se desarrolla formando una dinámica «cadena de palabras», que terminan construyendo la arquitectura de una realidad poética paralela.
          Una realidad caótica, ininteligible, que el poeta mira con extrañeza de argonauta perdido en el espacio, con soledad de náufrago olvidado en una isla intelectual en la que él mismo se ha recluido «voluntariamente». Un proceso, al cabo, que le hace terminar desconfiando no sólo de la apariencia que le rodea, sino también de las propias vías del conocimiento, entre ellas la misma palabra («la engañosa») y su escritura. Hablar por hablar y escribir por escribir, en todo caso, ya que, como él mismo dice: «en alguna ocasión se me pasó por la cabeza / escribir para la eternidad / pero ya no tengo cabeza / la perdí».
          La búsqueda de la armonía de Alfredo Rodríguez y la delectación en el caos de Julio Castelló: dos maneras tan diferentes, tan complementarias, de situarse en la vibración poética del siglo. Otras voces que merece la pena escuchar.

Carlos Aganzo
Sábado 28/02/2015
La Sombra del Ciprés, suplemento cultural
El Norte de Castilla



  ALQUIMIA HA DE  SER
Alfredo Rodríguez.
Renacimiento.
Sevilla, 2014. 64 páginas.
 YOSOTROS
Julio Castelló.
Intravagantes. Ediciones Evohé.
Madrid, 2014. 136 páginas.

jueves, 5 de marzo de 2015

Yosotros en El Norte de Castilla


El pasado sábado 28 de febrero, Carlos Aganzo se hacía eco en La Sombra del Ciprés, suplemento cultural de El Norte de Castilla, de mi último libro de poemas: Yosotros.
Un detallazo de amigo.
Mil gracias.



Pincha sobre la imagen para ampliarla
y leer el texo.


domingo, 22 de febrero de 2015

Palabras menores


Grafitis de la calle Marqués de Viana (Madrid, 2015)


Nadie quiere escuchar.

De modo que me acerco,

los labios por delante,

     sigiloso,

como un muerto de amor,

y reconcilio el hambre.


domingo, 23 de noviembre de 2014

Tida Coly y Colores del Mundo en El País


Foto original de El País (22/11/2014)
por Pablo Zamora 


Mi chica es entrevistada por Inés París para el suplemento SModa, como creadora y máxima responsable de Colores del Mundo, donde lleva a cabo una intensa actividad relacionada con la interculturalidad, por la que ya fue reconocida por el ayuntamiento de El Escorial en marzo de este mismo año con el Premio Mujer 2014. Qué decir de ella. Es impresionante.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Litera dura


Desahucio


Se rompe este silencio,
de araña apaciguada,
con el grito más débil.
La anciana se estremece ante las botas
de los antidisturbios. Del poder,
impasible, que allana su morada
escondido detrás de un uniforme,
con la cara cubierta
y la firme sentencia de la usura.

Y la complicidad
de todas las miradas.




(http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/21/madrid/1416597148_584689.html)