Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

miércoles, 20 de junio de 2007

In pectore



Alea iacta est. Algo de esto han aprendido en estos últimos días mis alumnos. No todos, pero sí algunos de ellos. Los que han atravesado al fin una frontera. Hemos acompañado parte de su camino. El suyo. Y han crecido. Hemos batallado juntos y al volver de esas campañas que no dejarán en nuestra piel olor alguno de gloria -sino el sutil, inefable, del humo- algunos han entrevisto al fin que el peor enemigo de Roma aguarda siempre intramuros: nuestro más encarnizado rival no es otro que nosotros mismos. Él es nuestro reto.
Algunos han sabido superarse y en ellos llevan, invisibles, los laureles y las alas de la victoria. Porque esa victoria, sí, como las compresas o el red bull, te da alas.
Alas de fuego impulsaban a María en su vuelo sobre el tablao humilde y prestado de El Pozo en la celebración musical de fin de curso; un escenario pobremente iluminado que ella hizo gigante y palpitante de luz con su pulso y su pasión.
Alas de plumas negras conducirán a Laura por los aires en vuelo intercontinental, porque, si persevera y no se rinde a la insulsa llamada de lo cómodo y lo fácil, alcanzará el corazón de todo lo que una vez fue virgen: África. Y el centro de la tierra.
Alas llevaba y lleva la voz cantante de los que aquí concluyen una etapa importante de su andadura y comienzan a renglón seguido otra; la vida no se toma vacaciones, aunque sí respiros.
Por todos esos caminos que se abren donde ya no alcanzaremos a ver, y que arrancan con pie firme y convicciones propias y miradas abiertas, merece la pena seguir luchando. Por todos aquellos que entendieron de algún modo que carpe diem no es coger la vida con pinzas, sino cogerla y escogerla cada día, cada instante, a manos llenas.

7 comentarios:

samsa777 dijo...

Mucho ánimo, Julio. Carpe uitam.

grande dijo...

gigante

Luna dijo...

muchisimas gracias!!

para tener un ejemplar hay que fotocopiar! en madrid haré unos cuantos!


besito

Anónimo dijo...

Hola, soy vanesa jiménez parrado, profe, aún estoy flipando, jajaja... me ha gustado mucho ver tu blog y quisiera, hoy que, hasta hace poco fuiste mi profe y el año pasado mi tutor, darte las gracias por todo lo que he aprendido con tus clases, y espero que, aunque no me dedique a ello, nuevas poesías mías estén alguna vez publicadas... Gracias otra vez.

Anónimo dijo...

Un saludo a Vanesa la Egipcia. Gracias por atreverte a dejar unas palabras en este rincón de estar para todos... Pásate de cuando en cuando. Un saludo a todos mis ex alumnos. Siempre es un placer.

Julio

Anónimo dijo...

WEnas soy Laura Gil.
Quiero felicitarte por tu blog,"tio"me has dejado sorprendida,ya me veras por el tuto para que me fimer tu libro.
Al final me presente a las oruebas de Africa,fueron muy duras, conocí a mucha gente y me lo pase inolviadle, ahora solo queda esperar...

Y por tu comentario darte las gracias en nombre de todos a tus compañeros y a ti por como muy bien dices por habernos acomapañado por este camino que ahora termina con un vertiginoso acantilado que debemos sortear para reenganchar nuestro curso.Una parte de nosotros alcanzara el otro lado pero otra quedara atrapada con vosotros,seran los bonitos recuerdos,el más profundo sentimiento de gratitud y el dolor del adios.

Una vez más gracias y como dices " la suerte está echada"

Anónimo dijo...

Enhorabuena, Laura, por tu decisión. Ojalá el próximo mensaje tuyo me lo mandes desde África, flipando en colores (nunca mejor dicho), o desde el próximo punto en tu camino, el que quiera que sea. Y piensa -me da la impresión por tus palabras que ya lo estás comprobando- que a menudo se puede disfrutar tanto o más luchando por las cosas que uno verdaderamente quiere conseguir en esta vida que con los objetivos alcanzados. La meta es un segundo y la preparación para alcanzarla suele llevar tanto tiempo, conlleva tantos pequeños logros, tanto gozoso esfuerzo... Mantenme al corriente en cualquier caso.
Julio