Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

jueves, 28 de agosto de 2008

En blanco y negra

Tras el espejo (El Escorial, 2008)
...
............................................................-A Tida, de agua-
...
aún no sé quién me mira al otro lado
quién recoge los frutos de los árboles
negros ... quién esculpió la última luz
en la fragilidad fingida de agua
...

16 comentarios:

s777 dijo...

Qué preciosidad de poema, Julio. Emocionante, sólo puedo decir eso... Redondo... "La fragilidad fingida de agua"

Y de la foto, ni hablamos.

Gracias por el regalo que nos haces... a Tida, sobre todo...

Besos

Sunion30 dijo...

Curiosos los reflejos...siempre aportan nuevos aspectos pero estáticos al fin y al cabo. Y tienes razón, el agua finge ser frágil cuando quiere desestabilizarnos..

Bella composición Julio, un abrazo fuerte,J.

veridiana dijo...

Muchos te miramos al otro lado; y recogemos los frutos de tu sabiduría.
¡¡ Alucinante foto !!

De nuevo en casa ,con alegría de encontraros. Veo que tu amigo Samsa y Beatrice no se han incorporado ¡ Geniales también !
Un abrazo

(andrea) dijo...

Del otro lado de la pantalla, del otro lado del oceano cosechas tu siembra, iluminas un alma con palabras... llega hasta aca un rayo de esa luz.

gloria dijo...

Inquietante lo que escribes. Bello...
Inquietante la fotografía; parece una radiografía, que en la parte inferior, el tejido óseo se ha debilitado.
Muy bella...

"Ahora
todo ya aguas abajo
-luz distinta y silencio-,
quedan sólo los ecos de aquel fragor distante,
un aroma impreciso a cortezas podridas,
y tu imagen entera,inconmovible,
tercamente aferrada
-como la rama grande
que el viento desgajó de un viejo tronco-
a la borrosa orilla de mi vida."

Sirena Varada dijo...

Perdona la soberbia, Julio, de que trate de responder a las sugerentes preguntas de ese hermoso poema, pero me agrada pensar que es uno mismo quien se mira, quien recoge los frutos y sobre todo tú quien esculpe esa luz en el agua.


Besos

Tania dijo...

Se me adelantó la sirena...

Eres tú.
Somos los hombres capaces de la mas discreta despersonalización con tal de entender un poco más nuestra naturaleza.

Seguiré leyendeote.

Un saludo

Tania

tournesols dijo...

Agua es usted, señor.

(ay, si que pasé por Madrid a principios de agosto, y por el Café Gijón, pero fue todo muy fugaz...)

*

amparo dijo...

Un poema y una foto muy sugerentes. ¿Hacia dónde crecen?
Saludos

Julio Castelló dijo...

Gracias a todos por vuestra generosidad, vuestro tiempo, vuestra acogedora polifonía. Sí, soy yo, obviamente, el que me mira al otro lado, soy el agua y sus contradicciones, sus luces y sus sombras, sus reflejos de aparente luz, pero ¿quiénes somos?
Somos algo de lo que parecemos ser y algo de lo que quisiéramos ser y algo de lo que alguna vez fuimos. Y en la medida en que, mínimamente, nos comunicamos somo incluso algo de los otros.
Y a pesar del tiempo que uno dedica a mirar y a mirarse en este o en cualquier otro espejo más o menos fiable, a veces resulta desalentador lo poco de nosotros (incluido nuestro entorno) que al final en realidad poseemos.
¿Y cuánto de nosotros posee el otro, nuestra sombra (más hermosa que nosotros, más aparentemente definida), nuestro amor, supuesta alma gemela, qué menos que complementaria? ¿Y cuánto de ella, en fin, conocemos y disfrutamos nosotros?
Es curioso que vivamos con tan poco.

Chance dijo...

Es curioso que vivamos con tan poco. Eso me preguntaba yo pero no sabía verbalizarlo, poeta. Gracias.

Por cierto, no entiendo tu comentario al post último de mi blog.

A ver si me pasas una listilla de los libros que mandas tu leer en Lengua, si eres tan amable. Porque, ¿eres profe de Lengua verdad?

Jesús Arroyo dijo...

Hola Julio:
Sigue preguntando lo mismo, una y otra vez. En la insistencia está la fatiga y la respuesta.

Un abrazo buen hombre.

Anónimo dijo...

¡¡ Somos una mierda!!

gloria dijo...

Tienes razón Julio, el enigma de la vida....ya decía Machado: incierto es, en verdad lo porvenir.¿Quién sabe lo que va a pasar?. Pero incierto es también lo pretérito,¿quién sabe lo que ha a pasado?.

Anaís dijo...

Hermoso poema; se queda aquí, reposando mansamente. La foto es hipnótica. Siempre al otro lado.

Buen septiembre, y este abrazo.

Anónimo dijo...

TODO QUEDA DICHO,
UN ABRAZO