Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

miércoles, 16 de abril de 2008

Lecturas de largo recorrido, 7


Estrambótico soneto blanco a Urceloy,
maestro del ingenio.

Tantos bares, cafés, cervezas, versos…
Proyectos compartidos desde siempre.
Luego un breve interludio de tres años
Mi estancia en Senegal, mi nuevo mundo.

Vuelta a Madrid. Mudar la piel. Silencio.
Algún telefonazo, algún mensaje:
“Finalista del Premio Nacional
de Poesía 2007, Jesús

Urceloy con su libro Berenice
(Amargord Ediciones)”. La alegría
y el reencuentro: las viejas batallitas,

las nuevas, un buen vino, guiños, planes.
Parece que fue ayer. Nunca ha dejado
de ser hoy. Tus sombreros, tus sonetos,

tu amor al arte, amor a verso limpio,
a tiro limpio, a sal, sudor, a escarnio;
tu enorme humanidad, tu voz sin tregua.

8 comentarios:

Sirena Varada dijo...

"Nunca ha dejado de ser hoy..." Nunca dejes de ser poeta.

Felicidades.

samsa777 dijo...

Blanco e hiperestrófico, como el propio Urceloy...

Por cierto: ¡Vas a Senegal! Bueno, me imagino que son cosas del Cauri nuestro de cada día.

Dale un besazo a Tida de mi parte, que le vaya muy bien en el desfile... Yo ese día trabajo hasta las ocho y media... Como suelo decir arrrrrrgggg

Besos.

Fran

Nacho Epuñan dijo...

hay que perderse en la poética de la vida, y si eres cartonero, en la cartonería de la vida.

así, sólo así se producen las luces necesarias, para poder, efectivamente llegar a la final del concurso.


abrazo

Chechu Arroyo dijo...

Mudar la piel, el café sobre mesas de forja, sobre barras vacías... acertada poesía.
Un abrazo.

a p n e i c a dijo...

^^ enhorabuena por escribir y por tus viajes

npsbl dijo...

Qué buena dedicatoria.

Anaís dijo...

¿Qué son tres años en la inmensidad del tiempo? Poca cosa, tú lo has dicho, "un breve interludio". Buda dijo que nuestra vida es como un relámpago en el cielo.

Así que me alegro de que en este relámpago celebres el reencuentro con un viejo amigo. ¡Salud!

Un buen soneto y un buen homenaje a otro buen sonetista como es Urceloy.

Abrazo

Jesús Urceloy dijo...

Gracias amor, con el permiso de Tida.

¡Vivamos!

Urce