Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

viernes, 30 de enero de 2009

Manifiesto por la solidaridad

"Mamá, tengo hambre". Obra de Jesús y Encarna.


Me confieso reticente a los manifiestos, manifestaciones y baños de masas, pero también de palabra vive el hombre y de sentirse acompañado en la lucha, no solo del trabajo más o menos discreto, más o menos efectivo y más o menos gratificante, que al fin y al cabo ese considero que es el núcleo de la solidaridad del hombre. Anadelastejasrrojas me hizo conocer esta iniciativa de Cornelius, que se ha extendido por la Red y de la que tal vez tengáis noticias por otro lado: un grito contra el hambre y la injusticia del mundo, de esa parte del mundo que tan a menudo pisamos para que la otra parte tenga acceso a ordenadores para gritar, qué menos, contra la injusticia de los que no los tienen, de los que no tienen siquiera qué comer. Estoy seguro de que además de este bellísimo gesto, todos los que nos sumamos a él arrimamos el hombro en mil causas solidarias más sudorosas y somos conscientes de que la sensibilización es enormemente importante: fundamental; el principio; el punto de partida. Las mujeres y hombres de nobles principios, suelen implementarlos con acciones concretas y llevar sus ideales a buenos puertos con flotas enteras permanentemente dispuestas para bregar con energía mar adentro. Exijamos a los gobiernos y exijámonos a nosotros mismos equilibrar esta balanza. Que sea en hora buena vuestra iniciativa: http://cornelivs.blogspot.com/2009/01/manifiesto-por-la-solidaridad_29.html

6 comentarios:

AnadelasTejasrojas dijo...

Gracias Julio

Esperemos que éste
pueda ser, al menos
el principio
de un camino.

Al menos hay caminantes...

Anónimo dijo...

¡ Qué horror!

gloria dijo...

"Tú me inventaste un hogar
transparencias en tus manos
visillos para ventanas que el amor abre en mi cuerpo
que duelen porque nos duele la luz pero no hacen mal
hacen eso sí rincones "

Un beso

Julio Castelló dijo...

Conmociona (¿coemociona?) leer los propios versos en boca o al menos en manos de otro.
Gracias, Gloria.

veridiana dijo...

Esa imagen me recuerda a la obra de Bacon, donde retrata la psique humana con una intensidad espeluznante.

Me gustaría hacer un mundo mejor ¿...?

Beso

gloria dijo...

Gracias a tí Julio por compartirnos.