Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

lunes, 19 de enero de 2009

A diario

Siete de la mañana (El Escorial, 2009)


vienen
trenes
de niebla
donde me reconozco
.

9 comentarios:

samsa777 dijo...

¡¡ P E R O Q U É R A C H A !!!

Me descubro, maestro. Es increíble. Esta también la quiero... y la lista empieza a alargarse.

Impresionante.

Olga B. dijo...

Es la foto que más me gusta de todas las que has colgado. Esta y la del niño del infierno aquel en el que entré (qué mal suena.-)

Saludos, Julio.

AnadelasTejasrojas dijo...

Bonita tu foto
de la soledad
envuelta en niebla...
*
dónde te reconoces,
como una silueta en el andén
*
esperando el tren
que ha de llevar tu vida...
*
inexorablemente
hacia ti mismo.

Beíta dijo...

Otra vez...
preciosa foto, (tiene pinta de día de niebla y de frío) y el texto, precioso.

Sí, no sé, otro viajecito largo jeje
¡Un beso!

Jesús Arroyo dijo...

Acaso bolso de piel marrón, anden sin banco, esperando un primer tren... Me ha recordado tanto esa foto. Y las palabras, tus palabras mirando interiores.
Un abrazo.

veridiana dijo...

¡ Qué maravilla...a esas horas de la mañana...!
¡ Será el ojo del artista que está muy sensible y capta el momento.
Un beso

gloria dijo...

En Grand Central Station me senté y lloré.
Un abrazo

Amparo dijo...

¡Estupenda foto!
Imposible una estampa más reveladora de la soledad previa a la luz.
Incluso si quitas el último verso, más inquietante aún.

(La mujer del fondo, claro, ni idea de que todos ahora la miramos y nos hacemos nuestra composición)

Saludos y enhorabuena por la mirada velada

la mamma de Fran dijo...

¡Lo que hace ser un artista ( doble: fotógrafo y poeta).Cuando salgo de noche con la legaña(de sueño,no de falta de limpieza)a trabajar, no consigo ver esta maravilla de luz que tu has captado.