Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

sábado, 4 de enero de 2014

La palabra desnuda 9



Miro a la cara de mis hijos

y quiero ingenuamente creer

que un mundo mejor es posible.

Leo el periódico y veo

el rostro de nuestros padres y sé

que su dios todavía necesita aplastar

unas cuantas cabezas.


8 comentarios:

Amparo dijo...

Pues sigue mirando el rostro de tus hijos.

Amando García Nuño dijo...

Hace tiempo me planteé elegir entre ingenuidad y prensa. Abandoné ambas.
He ahorrado bastante en euros y desengaños.
Salud-os

Julio Castelló dijo...

Pues sí, Amparo, pero no puedo mirarles solo a ellos (ya quisiera) mientras los oportunistas de siempre nos desvalijan cultural y socialmente. Creo que es preferible mirar a esos delincuentes a la cara y armarse con todo lo que uno tenga para resistir con dignidad y que nuestros hijos no encuentren un yermo y solo un yermo donde quiera que miren. Un abrazo.

Julio Castelló dijo...

Yo, Amando, sigo queriendo mantener viva la ingenuidad que anoche me hacía llorar con la preciosa película Descubriendo Nunca Jamás y lidiar con la des-información que me calienta la sangre (aunque prefiero que me la calienten, en otro sentido, otras cosas, naturalmente) y mantenerme desengañado y alerta, en la medida en que mi ignorancia y mi pereza me lo permiten. Un fuerte abrazo.

Javier Castillo dijo...

Apenas un mes desde que publicaras la primera palabra desnudadora. Confío en que siga desnudando. Hace que me sienta menos ciego.

Julio Castelló dijo...

Las tuyas, amigo, como las de Amparo y Amando (y Grande y Esperanza y Olga y...), hacen que me sienta menos solo.
Un abrazo.

Luz Caroba dijo...

De S nudo rabioso mis tripas no se libran. Gracias por compartir aquí tus versos, Julio, hacen que me sienta menos extraterrestre. ¡Ahhhhhhhhh! ¡Qué ganas de GRITAAAAAAAAAAAAAAAAAR!

Julio Castelló dijo...

Llamarlos versos es mucho llamarlos, qherida Luz. Como mucho, sí palabras desnudas gritadas en voz baja. Un abrazo.