Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Francisco José Martínez Morán: Tras la puerta tapiada

.


Que yo pretenda comentar las más que evidentes bondades del último premio de poesía Hiperión: Tras la puerta tapiada, de Francisco José Martínez Morán resulta tan cómico como si a Diógenes le glosase sus sentencias el perro que, imagino, en realidad nunca tuvo.
Pero audaz soy y no perro.

Perdí la ocasión, hace unos días, de escucharle recitar en su Alcalá cervantina y señorial, así que me resarzo con una enésima relectura de sus poemas, donde acomete un ejercicio de pulido clasicismo, de apolíneo perfil y bisturí delicado como la mordiente línea recta del filo de una hoja de papel.

Hay algo en su extremada desnudez que me atrae como al suicida el vacío: admiro las aristas canónicas, la tranquila amenaza, poderosa, de sus icebergs, los espejos y ventanas cegadas por el frío y la ruina, inevitables, como por un sol de invierno resplandeciente y recién amanecido. La cruel sabiduría de los versos amados. Et excrucior.
.
.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonito análisis de un gran poemario. ¿Y qué decir del poeta?
"Tras la puerta tapiada" rebosa cultura y, curiosamente, hace poco descubrí la faceta didáctica de Francisco José Martínez Morán en las ondas. Desde aquí recomiendo un blog dedicado a la literatura http://lapalabracontapas.wordpress.com
en el que se pueden descargar las secciones de literatura de un programa en la Ser en el que participa el último premiado por Hiperión.
Saludos.

veridiana dijo...

El libro es muy bueno y el autor encantador.

Un beso

Olga B. dijo...

Cariño y admiración siento por este hombre. Y mucha alegría por su éxito.
Un beso.

Yo sé dijo...

quién es el primer anónimo...

Amparo dijo...

Respecto a su faceta didáctica, doy fe, con conocimiento de más causas cada vez; es un excelente profesor. Julio: me encanta "la amenaza tranquila de sus icebergs"!!!, es la mejor descripción que se puede hacer del libro. ¿No fuiste al final a Alcalá? Yo sí estuve: ¡la primera vez en mi vida que he hecho cola para entrar a una lectura poética!
Pensaba que me había equivocado y no era allí.


Abrazo

samsa777 dijo...

Soy un "tardica". Llego con imperdonable retraso, Julio, a esta entrada... Y se debe a un equívoco absurdo: durante unos días, Lorena y yo nos decíamos: "¡Qué majo Julio por lo que pone en el blog!". Yo me refería a tu comentario en el mío... ¡¡¡y ella, a esta entrada!!! Y hasta esta mañana no hemos desanudado el equívoco.

Gracias Julio, no merezco tanto. Y coincido con Amparo: lo del iceberg me lo guardo para alguna poética o contraportada de los que vengan después de éste. Me ha encantado: sabes, porque tú mismo me lo dijiste hace un par de años, que poco a poco me voy congelando...

Eres demasiado generoso.

Un beso,

Francisco

la mamma de samsa dijo...

¿Cómo ibas a decir algo que no fuera exquisito de este poemario si todo lo que escribes lo es?
Regañina de "madre adoptiva": no seas tan humilde. ¡Hijo tu vales mucho...!
Te echamos de menos en el Recital y me sumo a Amparo.¡Qué cola para entrar! ¡Qué llenazo! Ojalá la gente se empiece a enamorar de la manera con que los poetas juntais las palabras. ¡ARTISTAS!
¡Qué de cuánta envidia!