Los textos e imágenes del blog pertenecen al autor del mismo, salvo que se cite expresamente lo contrario.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Olga Bernad: Caricias perplejas

.
.
Pediría perdón por saturar el blog tan por la espalda con esta abrumadora, al menos para mí, colección de textos que hice propios, siendo ajenos. No tengo otro remedio. Enhebro, una tras otra, lecturas que me colman, placeres que remozan este ajado edificio. ¿Estoy en racha o apuesto sobre seguro?

Cada vez que me rindo a Caricias perplejas, de Olga Bernad (Fundación ECOEM, Sevilla, 2009), me sobreexcita una conmovedora (de conmoción, sin blandenguerías) sensación de invadir una intimidad y hacerla propia. En su desnudez cálida y voluptuosa me dejo convertir sucesiva o simultáneamente (ventajas de lector) en amante o/y amado y me engríe esa capacidad suya (como si fuera propia) de domeñar silente el pálpito, sea cual sea, pues dueña (o dueño) soy de sus pasiones más altas. Y más bajas.

Ella escribe como solo lo haría el ángel del señor, con el secreto azul del verbo hecho carne o viceversa, puesto en claro y tallado con una naturalidad altamente contagiosa. Uno cae, desde el primer verso (y aun desde el primer vistazo que echa al libro, hermoso como un dios pequeño) en su íntimo damero de emociones translúcidas, en su vaporoso laberinto de fidelidades arduas. Y quisiera no salir de ahí.

Caprichosamente, por alguna razón que tal vez solo un corazón amordazado entiende, me viene a la imaginación un blanco y negro neblinoso y denso de aeropuerto; Casablanca; un pudo ser y no fue; un será, de ese modo, eterno. Y es que siempre nos quedará... Bernad.
.



.

14 comentarios:

Olga B. dijo...

Julio.
Acabo de leerla y lo que quiero es volver a empezar;-)
Sólo vengo a decir gracias, gracias, gracias... una lector así, que se viene conmigo al tablero y no quiere salir, es lo que todo poema que escribo quisiera.
Gracias.
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Precisa, veraz y bellísima reseña. Las felicitaciones a Olga, no sé si repetirlas porque no quiero ser cargante de tanto proclamarlas. En tu caso, y como nuevo visitante que soy de esta ventana, no tengo ese problema. Así que, enhorabuena por tan brillante y justa hermenéutica (o análisis, que queda menos pedante).

Un saludo.

veridiana dijo...

" Quiero remordimientos aprendidos sobre cada oración y su sentencia
y volver a la nada y a la espera
por los álamos altos de los sueños
los cuidados, las dudas y el deseo."

Estoy de acuerdo Julio, son unos poemas muy bellos.

Un beso.

Arturo dijo...

Con una crítica así no hay que perdérselo. ¿Estará disponible en la Casa del Libro? Abrazos

Amparo dijo...

Dan ganas de leerlo de inmediato. ¿Has subrayado algunos versos o es una ilusión óptica?

samsa777 dijo...

¡Yo ya lo tengo! Y coincido, punto por punto, letra a letra con lo que dices.

Un beso.

Julio Castelló dijo...

He escaneado uno de mis poemas predilectos del libro, de mi libro (millón de gracias, Olga), y tengo la inveterada costumbre de subrayar e incluso de escribir al hilo de la lectura; de ese modo la hago absolutamente personal. Luego llega el momento de las relecturas y se producen encuentros o desencuentros cuando menos curiosos: se ve uno cara a cara con el propio pasado desde el ojo 'deformado' del presente.
Uno de los poemarios que estoy elaborando ahora mismo recoge estos versos 'marginales', homenaje o no a los autores que, de algún modo, les iniciaron en su vuelo. Cito fuentes, por supuesto, y así me garantizo la bondad de algunas líneas de literatura de la buena, aunque sea de otros.
Caricias perplejas forma parte, por supuesto, de los caldos de esta vieja destilería.
Algún día veré que hago con todo ello. No me va emborracharme solo...

veridiana dijo...

En Casa del Libro no está Arturo, entra en el blog de Olga y lo puedes pedir.
Yo lo conseguí así.

Beíta dijo...

Pues si está en mi pueblo... ¡avisa y vamos para allá! jeje
No he podido responderte antes, estaba en la Coruña, aprendiendo inglés con una beca...
¿Hasta cuándo es la exposición?

Gracias, aunque la felicitación sea con retraso
:)
¡Un besooote!

Enrique M. dijo...

Te agradezco que sigas el blog con tanta regularidad cuando ya casi ni yo mismo lo hago. Tu interes por todo lo enfermizo que alli ocurre, ademas de tener por fin una conexion estable, que es lo mas parecido a la omnisciencia que conozco, anima a retomarlo.

Arturo dijo...

Gracias, Veridiana, así lo haré.
Saludos.

Ángela de Pompeya dijo...

Gracias, Julillo, me gusta saber de ti. ¿Qué te parece mi nueva identidad?

tournesols dijo...

qué bien todas tus palabras y qué bien estas caricias que no conocía y que ya estoy deseando leer.

un beso*

Amparo dijo...

Deseo de ser piel roja, es un verso de Panero, ¿no?
Vale, lo leeré.